La entrada de una vivienda muestra el estilo personal de las personas que la habitan al mismo tiempo que da la bienvenida a los visitantes. Por lo tanto, es importante crear un ambiente cálido y que resulte acogedor para los visitantes así como funcional para los habitantes de la casa.